DETRÁS DE LA NOTICIA/NSS OAXACA/

El saqueo de las arcas públicas en Oaxaca por el gobierno de Gabino Cué y su mafia de rateros es más que escandaloso, verdaderamente criminal. Conforme pasan los días su monto aumenta estratosféricamente a niveles inimaginables que pueden superar los 30 mil millones de pesos.

La asquerosa, por escandalosa corrupción, afectó, sobre todo, áreas socialmente vulnerables como la salud y la educación públicas. Gabino Cué y su mafia rompió el récord histórico al rebasar con mucho las elevadas cotas alcanzadas anteriormente por los gobiernos priistas.

De ahí que resulte por demás condenable que a nombre del Colegio de Economistas, su presidente Hugo Tulio Félix Clímaco intente justificar lo injustificable acerca del déficit y el saqueo indiscriminado de la administración de Gabino Cué Monteagudo, para la que trabajó.

En conferencia de prensa, dijo que los problemas presupuestales que vive la entidad son consecuencia de los adeudos que se vienen arrastrando desde administraciones anteriores, y de los problemas en la administración del gasto educativo y en materia de salud.

Sin advertir las claras evidencias sobre el abultado saqueo a los Servicios de Salud de Oaxaca, ni a las inhabilitaciones administrativas e investigaciones por corrupción de que es objeto Germán Tenorio Vasconcelos por su enriquecimiento inexplicable y hasta por la compra de un avión mientras era titular de la Secretaría de Salud, Félix Clímaco dijo que todo es producto de un desorden administrativo combinado con retrasos en las ministraciones de recursos federales.

Asimismo, evadiendo hablar de las responsabilidades de Alberto Vargas Varela, sobre quien también pesan importantes señalamientos por corrupción, y de que él mismo fue subsecretario de Administración, dijo que un problema para las finanzas públicas es el desmedido crecimiento de la burocracia.

A nombre del Colegio de Economistas del Estado, Hugo Tulio dijo que tardará para que Oaxaca se recupere pero, sin pruebas, dijo que nada del enorme problema financiero por el que atraviesa Oaxaca se debe a los actos de corrupción y a la quiebra en que el gobierno de Gabino Cué dejó a la entidad.

Muy preocupado y ocupado debe estar Gabino Cué y su mafia de rateros para pedir a sus incondicionales que intenten sacar las castañas del fuego, toda vez que la escandalosa corrupción se ha convertido en una “papa caliente” para el ex gobernador oaxaqueño y sus cómplices.

¡Qué lamentable resulta que una asociación de profesionales, como el Colegio de Economistas del Estado, se preste a la complicidad de jugar el papel de patiño de su presidente Hugo Tulio Félix Clímaco, como resultado de los evidentes, públicos y notorios intereses y compromisos con Gabino Cué!

La recepción de solicitudes para pago de adeudos a proveedores de bienes y servicios correspondientes a 2016, a través del módulo instalado por la Secretaría de Administración permitió descubrir que Gabino y su mafia inflaron el monto en más de 1500 millones de pesos.

El gobierno de Alejandro Murat Hinojosa encontró que el monto reclamado, es sumamente menor a los 2 mil 200 millones de pesos, que según la administración estatal saliente se adeudaba a empresas oaxaqueñas, informó José Ángel Díaz Navarro.

El secretario de la Contraloría y Transparencia Gubernamental señaló que los adeudos documentados por proveedores de bienes y prestadores de servicios finalmente ascendieron a 700 millones de pesos y no a los 2 mil 200 millones de pesos.

“Es mucho el trabajo a desarrollar por parte del órgano fiscalizador estatal, debido a que el gobierno saliente nos heredó un desorden administrativo y financiero”, reiteró.

Conforme avanza el trabajo, explicó Díaz Navarro,“estamos encontrando muchos problemas derivados de la falta de control de autorización de pagos”.

El secretario de la Contraloría señaló que una vez que las 80 dependencias concluyan su proceso de entrega recepción, iniciarán la revisión correspondiente. “Espero que en unos tres meses tengamos elementos más amplios para dan un panorama general”.

“Es aquí donde surge la gran interrogante dónde están o por qué no se han presentado los demás proveedores para reclamar el pago del resto de esos 2 mil 200 millones de pesos; eso lo vamos a investigar”, dijo el funcionario público estatal.

Es en este sentido en el que surge en Oaxaca el fenómeno financiero de las llamadas “empresas fantasma” al igual que en el caso del corruptazo gobierno de Javier Duarte de Ochoa en Veracruz, lo que efectivamente debe ser exhaustivamente investigado.

El secretario de Economía, Jesús Rodríguez Socorro, denunció que la administración estatal saliente cometió una especie de asalto a varios proveedores de bienes y servicios al haber celebrado con ellos contratos sin soporte presupuestal.

Una de las mayores sorpresas en la recepción de solicitudes para pago de adeudos a proveedores de bienes y prestadores de servicios correspondientes a 2016, fue el requerimiento de pago por 400 millones de pesos que demandó Diego Rule Castro.

¡Imagínese, querido lector, el director del Programa de Uniformes Escolares del Gobierno del Estado, pretendía cobrar 400 millones de pesos sin acreditar debidamente el adeudo con la documentación correspondiente por venta de uniformes escolares!

En el colmo del cinismo, el director del Programa de Uniformes Escolares del Gobierno del Estado intentó fallidamente cobrar un adeudo que seguramente no existe o bien, prueba la celebración de contratos sin soporte presupuestal.

De esta manera, con el mayor cinismo del mundo, Diego Rule Castro, confirmó lo que hasta antes de su exigencia de pago era un secreto a voces, el tráfico de influencia y el consecuente conflicto de intereses por la venta de uniformes escolares.

Pero lo más condenable es que Diego Rule dejó un adeudo superior a los 150 millones de pesos, a pesar de su obligación legal de pagar a los proveedores de uniformes escolares, a quienes en todo momento cuenteó, jugó el dedo en la boca al engañarles que les pagaría.

Obligado es, por tanto, que al encontrar el hilo que permitirá desenmarañar la madeja de la escandalosa corrupción, el gobierno de Alejandro Murat profundice las investigaciones respectivas, a través de la Contraloría y Transparencia Gubernamental.

Así como fue saqueado el Programa Bienestar de Dotación de Uniformes Escolares del Gobierno del Estado, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano (Sedesoh), lo mismo ocurrió con el Sistema de Protección Social en Salud conocido como Seguro Popular.

La nobleza del programa de apoyo con uniformes escolares a un millón de alumnos de educación básica, fue prostituida por la corrupción y el saqueo de Diego Rule Castro y Jorge Enrique Castillo Díaz al manejar un presupuesto de 2 mil millones de pesos en 2016.

Así como lo lee, querido lector, el programa contó con 2 mil millones de pesos, cuyas compras jamás se licitaron, menos se transparentaron los procesos de adquisición, donde la mano de Diego Rule Castro y Jorge Castillo Díaz llevan a Gabino Cué y a Diódoro Carrasco.

Indignados con justa razón, los 120 proveedores distribuidos en las 8 regiones de Oaxaca que recibieron los vales de uniforme del millón de alumnos de educación básica no así el pago, realizaron diversas movilizaciones para protestar, denunciar la falta de pago y exigir éste.

De nada sirvió implementar dos formas de pago: la tradicional a través de Cuentas por Liquidar Certificadas y una propuesta de facturaje electrónico, mediante esquema de fortalecimiento de cadenas productivas operado en Oaxaca por Nacional Financiera, Gobierno del Estado y Banamex.

alfredo_daguilar@hotmail

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila