EL IMPARCIAL

Panaderos que se dedican a la elaboración de las tradicionales empanadas de lechecilla, coco y piña, se preparan para realizar en las principales calles de la capital sus ventas el día de mañana que la iglesia católica celebra el jueves de Corpus Christi.

Se prevé que en este año los dulceros que se dedican a la venta de este tipo de alimentos, desde muy temprano y hasta entrada la noche, se instalen en la segunda calle de Flores Magón, así como en algunos templos ubicados dentro de la jurisdicción del Centro Histórico.

Guillermo Jiménez Avendaño, quien es el propietario de un negocio de dulces regionales, indicó que por tercera generación familiar trabaja en la elaboración de las empanaditas que aunque se hacen todo el año, en este día se incrementa un poco más la producción.

“Esperamos que nuestras ventas repunten porque la situación económica está muy difícil para todos, se desconoce cuál sea el motivo, pero no hay circulante, todo el comercio se encuentra en una situación muy crítica, nos está pegando a todos”, asentó.

Nosotros, reiteró, somos una empresa netamente oaxaqueña, los precios los vamos a mantener en 10 pesos la pieza para poder ofrecer a nuestros clientes un producto de buena calidad, porque la materia prima que utilizamos como es el harina, la azúcar y el huevo ha subido mucho.

Estamos trabajando lo poco que se puede para generar algo de ganancia, formamos parte de una empresa 100 por ciento familiar, muchos de nosotros y empleados de aquí subsistimos con nuestras familias, comentó el panadero originario y vecino de esta capital.

Asimismo, explicó que en la panadería desde ayer ya se estaban preparando las empanadas de coco y piña, en tanto que el miércoles y jueves se elaboran las de lechecilla, por lo que exhortó a la población en general a salir de sus casas para acudir a comprar a los puestos instalados en el centro.