FORBES

El estudio “Perspectivas Globales del CEO 2017” advierte que los líderes de empresas están actualizándose a través de diplomados, cursos y otras carreras.

La disrupción tecnológica, un entorno geopolítico cambiante y la sofisticación de las preferencias de los clientes tienen a los Directores Generales, mejor conocidos como CEOs, bajo una dinámica de cambio constante. Para entender las tendencias de mercado, adaptar toda una empresa a este contexto y llevarla al éxito, para los empresarios ya no es suficiente un título universitario y la experiencia que han forjado por años.

El estudio “Perspectivas Globales del CEO 2017”, elaborado por KPMG Internacional, advierte que los líderes de empresas están actualizándose a través de diplomados, cursos y otras carreras.

De los mil 300 CEOs encuestados para el estudio, 68% señalaron que han tenido algún entrenamiento o nueva certificación en el último año.

En el caso específico de los directores generales de Latinoamérica el porcentaje aumenta con 72% de los encuestados que buscan mejorar sus propias habilidades y capacidades personales para dirigir mejor sus negocios y en México escala hasta 84%.

“Siempre habíamos pensado que cuando el director general llega la cúpula de la empresa lo que tiene que hacer es administrar, dirigir, dar órdenes; lo que estamos viendo es que desde la parte más alta de las organizaciones se requiere un proceso de adquirir nuevas habilidades, expandir el conocimiento, adoptar nuevas influencias para poder sortear estos desafíos que están viviendo día a día y es un reto personal que están tomando”, explica Víctor Esquivel, director general de KPMG en México y Centroamérica al presentar los resultados del estudio.

El documento publicado en junio de este año también señala que la mayoría de los líderes de empresas están más abiertos a nuevas influencias y colaboraciones con respecto a otro momento de su carrera.

En ese sentido, 70% de los encuestados a nivel global dijo estar interesado a nuevas influencias, 71% en el caso de Latinoamérica y 72% de los directores generales de México que se incluyeron en el estudio consideraron integrarse en colaboraciones.

“En los próximos cinco o 10 años vamos a ver que lo que hemos aprendido, en general desde una perspectiva de una carrera universitaria, capacitación técnica, va a perder vigencia y vamos a requerir regresar a recapacitarnos a reentrenarnos para adquirir nuevas habilidades”, advirtió el director de KPMG.

El escenario de incertidumbre, lejos de ser un temor para los directores generales es visto como una oportunidad, de acuerdo al estudio.

El 65% de los directores generales ven la disrupción como una oportunidad, en el caso de México 74% considera la disrupción como una oportunidad de negocios.

Además, tres de cada cuatro de los directores generales a nivel global se afirma ser un disruptor en su negocio o busca serlo en su sector.

“Las empresas operan en un ambiente de mayor incertidumbre en la historia y volatilidad que hemos vivido, al menos del que contamos con información palpable y datos estadísticos para soportarlo”, explica.

El estudio consultó la perspectiva a tres años de su negocio y la economía global de mil 300 CEOs de 10 países y de manera adicional se comparan las respuestas de 17 países de América Latina, incluido México con 50 empresarios encuestados.