EL IMPARCIAL

La organización Mexicanos contra la Corrupción ha rebautizado al Consejo de la Judicatura Federal, exhibido por uno de sus integrantes, Felipe Borrego Estrada, quien ha demostrado que más de la mitad  de los cuerpos colegiados ha contratado o solicitado la contratación de hijos, hermanos, esposas y exesposas.

Hermanos, hermanas, hijos, hijas, cuñados, cuñadas, parejas sentimentales, esposas y exesposas de jueces y magistrados, todos tienen cabida en el Poder Judicial de la Federación. Un análisis realizado por el consejero de la Judicatura Federal, Felipe Borrego Estrada, sobre 500 jueces y magistrados, da cuenta de que el 48.6% de ellos cuenta con un familiar trabajando en el que la organización Mexicanos Contra la Corrupción ha llamado el Poder Familiar de la Federación. Oaxaca, aunque con uno de los porcentajes más bajos de las entidades, contribuye con su granito de nepotismo: de un total de 25 jueces y magistrados federales que hay en el estado, cuatro cuentan con un familiar contratado.

El informe, entregado el pasado martes a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, señala que más del 50% de los jueces y magistrados de 13 entidades ha incurrido en actos de nepotismo: Guanajuato (82.61%), Aguascalientes (81.25%), Jalisco (76%), Tlaxcala (70%), San Luis Potosí (69.5%), Colima (68.34%), Nuevo León (62.5%), Estado de México (57.45%), Querétaro (56%), Baja California (55.17%), Baja California Sur (53.85%), Puebla (51.52%) y Morelos (50%).

El porcentaje de jueces y magistrados que contrató o propició la contratación de familiares o relativos en el décimo tercer circuito del Poder Judicial de la Federación (PJF), que corresponde a Oaxaca, es de los más bajos del país, con 16%.

El reporte acusa que la facultad que otorga el artículo 97 de la Constitución nacional, que permite a jueces y magistrados nombrar y remover a funcionarios y empleados de los tribunales y juzgados de distrito, ha sido desvirtuada.

“No sólo los magistrados de circuito y jueces de distrito logran generar redes clientelares haciendo mal uso de esta atribución. Los números muestran que muchos secretarios, actuarios, oficiales y administrativos poseen familiares en el mismo circuito y en otros. Claramente influyen en la designación, y lo hacen sin que sea posible incoarles (iniciarles proceso o expediente) ningún tipo de responsabilidad”, advierte el estudio.

Tras su presentación, el Consejo de la Judicatura Federal emitió un comunicado para subrayar que “este cuerpo colegiado no es autor” del estudio, sino únicamente de uno de sus integrantes, el también exdiputado federal panista Borrego Estrada, consejero de la Judicatura desde septiembre de 2014.

El análisis fue realizado tras una serie de visitas -entre el 28 de enero de 2016 al 31 de enero de 2017- a 31 circuitos del país; los datos fueron corroborados con información del CJF. En total fueron revisadas mil 31 plazas, de las cuales se encontró que 501 jueces y magistrados tienen familiares trabajando en el PJF, 112 emplearon a su esposa o pareja, 180 a sus hijos, 136 a sus hermanos y 27 a sus papás.

CASOS EXTREMOS

Del informe, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad destaca los casos de entidades como Durango, en donde un magistrado de circuito integró a 17 miembros de su familia, entre hijos, hermanos, concuños, cuñadas, primos y sobrinos en puestos administrativos, como actuarios, secretarios de tribunal y juzgado, asesor jurídico y analista especializado.
También señala a magistrados de San Luis Potosí y de Baja California, que tienen 11 parientes cada uno.
En el Estado de México un magistrado contrató a su actual pareja como secretario de tribunal y a su expareja como secretario de juzgado. Asimismo, en el Consejo, 136 juzgadores contrataron o propiciaron la contratación de hermanos. También hay 27 padres de magistrados trabajando en el Poder Judicial.

EN TODOS LOS NIVELES

El estudio del consejero Borrego Estrada apunta que el nepotismo ha saltado también al nivel de empleados y, en los 31 circuitos, 7 mil 148 servidores públicos del PJF laboran con parientes, parejas o exparejas. De 642 empleados que tiene el Poder Judicial federal en Oaxaca, 45 trabajan con algún familiar o pareja.
Colima tiene el más alto porcentaje de empleados familiares que trabajan en un juzgado, con 68.34% del total. De 199 trabajadores, 136 ven a diario a un pariente.