NVI

Repertorios de música antigua y contemporánea conforman el programa de 10 conciertos del Festival Oaxaca Barroca, que contempla conciertos desde el próximo 6 de agosto, hasta el 17 de diciembre, con la participación de organistas y clavecinistas del estado, la Ciudad de México y Francia.

Buscan, a través de conciertos didácticos, acercar al público a escuchar a estos tesoros invaluables, de más de dos siglos de antigüedad.

El encuentro que será presentado esta tarde, por Sol Hernández Méndez, coordinadora del Festival Oaxaca Barroca, busca promover la praxis del órgano barroco en la entidad y dar a conocer dicho patrimonio. Esta edición está dedicada a tres importantes ejemplares, dos de ellos en la ruta dominica: Santo Domingo Yanhuitlán y el de Santa María de la Asunción Tlaxiaco, en la Mixteca y, uno más, en los Valles Centrales, el de San Jerónimo Tlacochahuaya.

Para este programa se contará con la participación de músicos locales, nacionales e internacionales, como los organistas: Arnaud de Pasquale, organista y clavecinista originario de Francia, José Martin Panting Magaña y Javier Estrella Montes, de la Ciudad de México y Soledad Hernández Méndez, organista oaxaqueña.

El eje rector del festival es promover las estéticas barrocas de los órganos históricos, la música y el entorno que acompaña a este arte barroco en Oaxaca; por ello, todos los conciertos serán de entrada gratuita.

El registro presume que hay 72 órganos tubulares barrocos  en todo el estado, construidos entre 1683 y 1891, muestra del pasado musical glorioso de Oaxaca, al ser el tercer centro de música más importante del país, luego de Puebla y la Ciudad de México.

El concierto inaugural está programado para el próximo domingo 6 de agosto, a las 11:45 horas, en el interior de la Iglesia de San Jerónimo Tlacochahuaya, en manos de Arnaud de Pasquale, quien interpretará música antigua y contemporánea.

Tres órganos históricos

Santo Domingo Yanhuitlán

Se presume que este órgano histórico de Santo Domingo Yanhuitlán fue hecho en Oaxaca a finales del siglo 17

Se presume que este órgano histórico fue hecho en Oaxaca a finales del siglo 17, aunque no se conoce ni la fecha de su construcción ni el nombre de su constructor. La decoración de la caja y de los tubos de la fachada comparte muchas características con el órgano de la Basílica de la Soledad, construido en 1686.

Es el único órgano en Oaxaca que presenta símbolos dominicos en la decoración de la caja: la cruz blanca y negra y el perro con su antorcha. En su remate se encuentra una bonita imagen de San Juan Bautista. El órgano fue reconstruido entre 1996 y 1998.

San Jerónimo Tlacochahuaya

En los Valles Centrales, será el órgano de San Jerónimo Tlacochahuaya el que acoja el primer concierto

Considerado uno de los más bellos del mundo, se piensa que el órgano histórico de San Jerónimo Tlacochahuaya fue construido alrededor de 1725-30, porque comparte características en su diseño musical, su decoración y la construcción de su caja con los órganos de San Dionisio Ocotepec (1721), Santiago Tlazoyaltepec (1724), San Andrés Zautla (1726), Santa María de la Natividad Tamazulapan y San Pedro Quiatoni (1729).

El órgano fue modificado en el año 1735, fecha cincelada en el tubo más grande de una nueva hilera de tubos (bardón) instalada después de la construcción original. Durante esa intervención se dieron otras modificaciones: los tiradores para controlar los registros fueron cambiados de dos lados del órgano a la fachada; la caja fue pintada con ángeles y músicos y diseños florales policromados para combinar con la decoración interior de la iglesia, y el órgano fue trasladado desde abajo de la iglesia al nuevo coro alto.

Santa María de la Asunción Tlaxiaco

Sonará el órgano histórico de Santa María de la Asunción Tlaxiaco

En este  municipio ubicado a 180 kilómetros de la capital oaxaqueña, se encuentra el órgano histórico, de autor anónimo, que fue construido a mediados del siglo 18. Su historia musical presume que debió haber existido al menos un órgano anterior al que existe actualmente, construido en el siglo 17 o 18.

Posee  dimensiones similares y decorado en el estilo barroco para armonizar con los antiguos retablos que se encontraban en el templo. La decoración actual de la nave sigue el estilo neo-clásico, la moda prevaleciente en el siglo 19.

Aunque se desconoce la fecha exacta de la construcción del órgano histórico, un inventario de 1803 comprueba su existencia. Sin duda es uno de los instrumentos históricos más grandiosos y bellos de Oaxaca y su sonido está resaltado por la excelente acústica del inmueble.

Afortunadamente, el órgano se encontró en buen estado antes de su restauración en 2002. El organero francés Pascal Quoirin dirigió el proyecto con la asistencia del maestro Ignacio Zapata y los asesores, los maestros Gustavo Delgado, Ofelia Gómez y Eric Bottier.